En la visita de la Obispa Primada a Venezuela

July 24, 2011

Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori and Diocesan Bishop of Venezuela Orlando Guerrero during the presiding bishop's recent visit to Venezuela.Desde la visita del Obispo Presidente Rvdmo. John Maury Allin, en los años 80’s, cuando aún la diócesis venezolana era extra-provincial en ECUSA, la Diócesis de Venezuela recibió en estos días, llena de júbilo, durante los días 15 al 17 de julio de 2011, a la Obispa Primada de la Iglesia Episcopal la Rvdma. Katharine Jefferts Schori y al Oficial por la IX Provincia el Rvdmo. Wilfrido Ramos-Orench.  La primera visita de un primado a la diócesis venezolana desde su plena incorporación a la Iglesia Episcopal en agosto de 2003.  Un encuentro largamente ansiado y esperado por todos los que forman parte de la Diócesis Anglicana Episcopal Venezolana.
 
Durante su primer día, el pasado viernes 15 de julio, luego de ser recibida por el Rvdmo. Orlando Guerrero, obispo diocesano de la Diócesis de Venezuela, la Primada tuvo la oportunidad de compartir con una variada representación de la Iglesia venezolana.  En una primera instancia, la Obispa Presidente y el diocesano departieron sobre la realidad diocesana, diversos asuntos de la actualidad nacional y sobre el deseo de fortalecer el compañerismo diocesano entre TEC y la Diócesis Anglicana Episcopal Venezolana.

Habida cuenta, el Obispo Orlando Guerrero, luego de presentar al clero venezolano ante la Primada y ante el Obispo Ramos, se retiró, confiándolos en una atmósfera de intimidad bien dispuesta para el diálogo franco y abierto, en la cual la clerecía venezolana pudo compartir sus proyectos, avances y desafíos.  Durante su reunión con el pluricultural y multiétnico clero venezolano, la Obispa Schori pudo recibir los testimonios de sus ministerios entre las diversas congregaciones y poblaciones que atienden en el vasto territorio venezolano.

En todo momento se pudo sentir el profundo interés de la Primada por cada uno de los casos.  El clero, constituido por criollos, un sacerdote indígena de la etnia arawak y un diácono de la comunidad haitiano-venezolana también pudo recibir de la Obispa Presidente, ideas y recomendaciones que gravitaron en torno a soluciones prácticas y de cara al futuro.  Bien podemos recordar aquí su sabia sugerencia sobre la necesidad de una Orden Religiosa para el apoyo del trabajo pastoral, así como su deseo de ayudar en el establecimiento de las relaciones entre los Ministerios Nativo-americanos/Indígenas de la Iglesia Episcopal y la comunidad indígena arawak de la Diócesis Anglicana Episcopal Venezolana.

A esta fecunda experiencia le sucedieron los encuentros con los jóvenes y las mujeres episcopales líderes de la diócesis.  Estas reuniones se caracterizaron por la emotividad y la cercanía.  Los jóvenes encontraron en la Primada palabras de ánimo y sabio consejo.  La Obispa Schori les alentó a mantener encuentros juveniles más frecuentes aún en reconocimiento de las dificultades geográficas que estos expresaron como el mayor desafío para el fortalecimiento de este importante grupo diocesano.  Por su parte, las lideresas de la diócesis también resultaron animadas, sobre todo, ante el ejemplo de una mujer obispo, líder de toda una Iglesia Provincial, y que supo ganarse sus corazones y admiración.

El día sábado, los obispos, parte del clero y algunos laicos salieron al encuentro de la comunidad haitiano-venezolana en la populosa favela de Los Magallanes de Catia, al Oeste de la ciudad de Caracas.  Luego de franquear sus sinuosas, inclinadas y estrechas calles, repletas de gente y mercados populares, la comitiva se encontró con una pequeña y frágil capilla en donde, apretados, se reúnen para adorar a Dios los inmigrantes haitianos junto con los criollos de la comunidad.  En esta improvisada Casa de Dios la Obispa Presidente tuvo la oportunidad de unirse al alegre y siempre esperanzado canto francófono de esta congregación, y asimismo, de rezar junto a ellos el Notre Père (Padre Nuestro).

Luego de disfrutar de unos deliciosos refrigerios y de presenciar el compartir de la Primada con niños y niñas de la misión, la comitiva salió en dirección al Centro Occidente del país, a una congregación ubicada a dos horas de distancia de la misión haitiano-venezolana.  Con una breve visita a la Misión San Miguel Arcángel, un espacio también conocido por la comunidad como "El Centro Comunitario Rincón Puerto Rico", la Primada tuvo la oportunidad de conocer el significativo trabajo social que allí se adelanta.  Durante su recorrido por las instalaciones la Obispa Schori manifestó su interés en lograrse una presencia misionera episcopal permanente que dé apoyo a la labor del sacerdote allí encargado.

Esa misma noche, ya de vuelta en el Centro Diocesano, la Obispa fue recibida por el Consejo de Iglesias Históricas de Caracas.  Una valiosa oportunidad que la Obispa Schori no desaprovechó y en la cual pudo compartir fraternalmente con otras Iglesias Venezolanas y conocer sus experiencias en el devenir ecuménico caraqueño.  Al día siguiente, en la mañana del domingo 17 de julio, la Rvdma. Katharine Jefferts Schori presidió la Sagrada Eucaristía en la Pro-catedral "La Reconciliación" con la concelebración de los obispos y los sacerdotes venezolanos y en unión del pueblo episcopal de la Diócesis de Venezuela. La lectura de la Palabra estuvo bien acompañada con una sabía y pertinente homilía en donde la Primada invitó a la Iglesia Venezolana a mantener la lucha, la unidad y la esperanza en medio de un mundo cambiante.  La visita de la Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal a la Diócesis de Venezuela dejó tras de sí a una iglesia más animada y más comprometida, pudiéndose decir con toda certeza que las expectativas de su visita se vieron altamente superadas por la experiencia de poder verle, oírle y compartir con ella momentos significativos de comunión y amistad.

-- The Rev. Adrian Cardenas es canónicamente residente en la Diócesis Anglicana/ Episcopal de Venezuela.